jueves, 8 de mayo de 2008

a modo de epitafio por un ser querido
                                                                             ©jesús mtz salaberri

                                                                                                                                                                  

   alguien empezó a cantar en la otra 

orilla del ancho río

y sus palabras eran claras y penetrantes

No tengo nombre

soy como la fresca brisa de los montes

No tengo asilo

soy como las aguas sin dique

No tengo santuarios

cual los dioses misteriosos

ni estoy en la cúpula de los templos solemnes

No tengo sagradas escrituras

ni estoy atado a la tradición

No estoy en el incienso que sube a los altares

ni en la pompa de las grandes ceremonias

Tampoco en la dorada imagen

ni en las notas de un órgano suntuoso

No estoy limitado por teorías

ni corrompido por creencias

No soy siervo de las religiones

ni de la pía asistencia de sus sacerdotes

no estoy engañado por filosofías

ni el poder de sus sectas me da nombre

No soy humilde ni altivo

ni apacible ni violento

Yo soy el Adorador y el Adorado

Yo soy libre

Mi canción es la canción del río

Y su anhelo por el mar es inmenso

fluyendo 

fluyendo fluyendo

realizo

Lo que es, nunca dejará de existir

Y lo que no es, nunca ha tenido existencia real

YO SOY LA VIDA

(Texto: escritos de Krishnamurti y Bhagavad Gita)

  

    

  

 

                                                                                                                                                                                                                                                                    

2 comentarios:

Jin dijo...

preciosa esta cita de hoy, Jesús, y además ¡me sirve!

gracias!

Aurora dijo...

precioso, jesusico

Datos personales